El origen del té verde y la ceremonia del té japonesa

El té verde es descubierto en China por el emperador chino Shen Nung, cuando paseaba tranquilamente y se sentó bajo un árbol a descansar y el viento movió las hojas del mismo, haciendo caer algunas en su agua caliente. Cuando bebió el brebaje se sintió descansado físicamente y activo mentalmente. Desde ese momento alentó al pueblo a consumir la bebida, tanto por sus efectos medicinales como por el placer de beber un rico licor.

A finales del siglo XII, el monje budista Eisai, tras su regreso de China a Japón, trajo esta bebida que los monjes usaban para mantenerse despiertos durante las largas horas de meditación, plantándola en los jardines de su templo situado en Uji y popularizándola en el país.  De esta misma región, es de donde disfrutamos hoy en día tés tan exquisitos como Gyokuro el famoso té en polvo: Matcha

Shen no Rykiu es conocido como el padre de la ceremonia de té japonesa: CHANOYU

Las bases de la Chanoyu son: Wa (armonía) Kei (respeto) Sei (pureza) Jaku (tranquilidad)

En dicha ceremonia, como os contaba antes, se usa el té verde japonés en polvo, matcha.

té-verde

Este té es muy beneficioso para la salud por su altísimo contenido en antioxidantes. Más que cualquier otro por la sencilla razón de que lo ingerimos, no lo infusionamos. De esta manera aprovechamos todo.

Quiero compartir con vosotros mi primera chanoyu corta con mi maestra Eiko

“Es realmente mágica. Se puede sentir en todo momento los valores de la ceremonia.

Sumo respeto, armonía en cada movimiento, pureza absoluta y tranquilidad a raudales. Todo acompañado de la belleza de los kimonos, el okimono (objeto a apreciar) en este caso ikebana (arte floral japonés) el espacio y la energía de las personas que te acompañan: respetuosas, dulces, amables y calmadas.

 

Realmente emocionante.

Disfrutar de cada detalle con una buena taza de té verde. Disfrutar de la  vida.